TRATAMIENTOS CORPORALES 

|

Lipólisis Laser

La lipoláser o lipólisis láser es un tratamiento estético mínimamente invasivo que busca mejorar la apariencia mediante la eliminación de pequeños excesos de grasa con la utilización de un láser. La grasa es expulsada de manera natural, sin la menor complicación orgánica.

Su fin principal es dar como resultado una mejor imagen al cuerpo sin que este tenga que ser sometido a métodos más traumáticos como las cirugías.

Es un tratamiento ambulatorio, es decir, no requiere de hospitalización ni de cuidados médicos. Se reduce en gran medida la presencia de hematomas y moretones. Es un procedimiento prácticamente indoloro en comparación con otros que buscan mejorar la estética del cuerpo. Sus costos también son inferiores.

La lipólisis está hecha para cualquier tipo de persona que necesite deshacerse de los molestos rollitos y grasa localizada. Aunque su principal motivo de consulta es por las protuberancias grasosas en el abdomen, se puede practicar en cualquier otra parte del cuerpo, como en la papada, en los pómulos, en los glúteos, y en cualquier otro lugar donde la grasa resulta estar de más. Es muy importante tener en cuenta que la lipólisis láser está diseñada especialmente para eliminar los excesos pequeños de grasa corporal. No obstante, su realización puede ser complementaria a otro tipo de procedimientos de mayor complejidad, como una cirugía de liposucción o abdominoplastia, entre otros que puedan servir de ejemplo.

La lipólisis láser es un tratamiento que no discrimina, y está hecha para todo tipo de persona que se preocupe por su apariencia y por su estado de salud. Aunque en inicio es fácil suponer que las mujeres son las que más acuden a este tipo de procedimientos, no podemos dejar atrás a aquellos hombres que se preocupan por su bienestar, y que cuentan con una vanidad que no los hace menos varoniles, pero sí más atractivos. Conscientes de esto, hombres y mujeres, que tengan como propósito mejorar la estética de su figura, pueden someterse al tratamiento.

|

Ultra Cavitación Plus

Es lo último en medicina estética para adelgazar, eliminar grasa localizada y celulitis sin esfuerzo. La Ultracavitación es el método no invasivo más popular para eliminar las grasas acumuladas, que no se consiguen eliminar ni con dietas, ni con ejercicio, ni con otros tratamientos tradicionales. En estos casos antes sólo podíamos recurrir a la liposucción; actualmente con la Ultracavitación contamos con una alternativa altamente eficaz para eliminar la grasa sin cirugía. La Ultracavitación (también conocida como “liposucción sin cirugía” es una técnica no-invasiva e indolora que permite eliminar los depósitos de grasa y eliminar celulitis sin recurrir al bisturí.

Este tratamiento se realiza mediante ultrasonidos. La cavitación consiste en generar controlada y repetidamente micro-burbujas de vacío , y la presión ejercida por esas microburbujas causan la rotura selectiva de las células grasas o adiposas.
Se destruye entonces la célula adiposa con la transformación de la grasa en sustancia líquida, y entonces se puede eliminar por el sistema linfático y por la orina; por esta razón debe realizarse un drenaje linfático en la zona justo después de cada sesión de cavitación, ayudando así a la eliminación de la grasa.

Con la Ultracavitación se obtiene un efecto modelador y reductor en las zonas deseadas, cuyos efectos pueden verse claramente en pocas sesiones.

Primero se aplica un gel conductor y luego el equipo de ultracavitación. El paciente suele sentir una pequeña vibración y un leve calor en la zona tratada

 

Tras someterse a un tratamiento de Ultracavitación, la piel puede mostrar un leve enrojecimiento que desaparece espontáneamente en muy poco tiempo. Terminada la aplicación, se complementa con maniobras de drenaje linfático manual o unos minutos de presoterapia , favoreciendo la eliminación de las grasas destruidas, inmediatamente después del tratamiento, se pueden reanudar las actividades diarias sin ningún problema.

La grasa se elimina fácilmente mediante el sistema linfático y la orina. Es importante que el paciente beba abundante agua antes y después de cada sesión (entre 1.5 y 2 litros diarios), para favorecer aún más la eliminación de las grasas. Es también muy importante que el paciente realice una dieta hipocalórica.

Los resultados de la Ultracavitación son progresivos, no obstante tras la primera sesión ya es apreciable una mejoría de la piel y una reducción de centímetros.

En cada sesión se produce una reducción del contorno de aproximadamente unos 2cm en la zona tratada, dependiendo obviamente del cumplimiento del plan de alimentación que esté siguiendo el paciente.

El candidato perfecto es cualquier persona que tenga los niveles de colesterol y triglicéridos aceptables, pero los mejores resultados se ven en personas que tengan tres centímetros y medio de capa grasa, por debajo de estos valores los resultados no son tan llamativos.

|

Presoterapia

La presoterapia es un sistema de compresión controlada, que funciona con bombas de inflar. El dispositivo cuenta con cinco cámaras separadas, que se colocan alrededor de los miembros. Éstos se centran en mover el flujo venoso y linfático, a partir de los tobillos y al pasar a los muslos. Diseñada para aumentar la circulación sanguínea y el flujo linfático, la presoterapia mejora el aclaramiento del líquido extracelular, reduce la hinchazón, inflamación y los edemas, alivia la fatiga de las piernas y mejora el flujo de oxígeno a través de todo el cuerpo. Un técnico entrenado enciende cada cámara, que se llena de aire y envía una ligera presión a cada miembro. La presión simula un masaje profundo que utiliza la presión suficiente para llegar debajo de la superficie de la piel. Cada sesión de presoterapia suele durar unos 30 minutos y se recomienda que se repita cada semana durante ocho semanas.

Además de ser utilizada con fines cosméticos para suavizar la textura de la piel, la presoterapia también puede ser implementada como una opción para ciertas afecciones médicas. Las personas que tienen condiciones médicas que causan mala circulación sanguínea, como la hipertensión o la diabetes, pueden someterse a este tratamiento para promover un mejor flujo sanguíneo.

 

El flujo sanguíneo adecuado puede ayudar a aliviar el entumecimiento o dolor en las extremidades y prevenir la decoloración de la piel por la falta de flujo sanguíneo.
Además, la presoterapia es un tratamiento exclusivo de desintoxicación, que a través de un drenaje linfático eficaz, ayuda a promover el cuerpo de las funciones naturales de compensación toxina. La oxigenación y revitalización del tejido ayuda a adelgazar y redefinir las piernas, el estómago y los brazos al tiempo que mejora el tono de la piel.

  • La presoterapia está recomendada para el tratamiento de la celulitis.
  • Adelgazamiento y desintoxicantes. La presoterapia es una alternativa segura a la liposucción.
  • Está aconsejada para perfilar y remodelar el cuerpo.
  • La presoterapia alivia el dolor y la inflamación, y proporciona un confort inmediato.
  • Redefine las piernas, el estómago y los brazos al tiempo que mejora el tono de piel.

 

|

Manta Térmica

 

Es un aparato eléctrico diseñado para: inducir la sudoración de la piel; potencializar los activos a alta temperatura; los activos esenciales contenidos en los productos cometólogicos; o para mejorar la eficiencia de las secuencias de cada tratamiento.

Es un tratamiento que se usa como coadyuvante de otras técnicas estéticas. Gracias a sus características de diseño, las mantas térmicas resultan ser una excelente ayuda en la aplicación de tratamientos con propósito de reducción de masa corporal, de reafirmación de tejidos, o de eliminación de excesos de grasa; tales como masajes reductivos, drenaje linfático y otros más.

La manta térmica es sin duda uno de los métodos más eficaces en el tratamiento de la obesidad, grasa localizada y celulitis. Actúa aumentando la temperatura interior, lo que es suficiente para disolver paulatinamente la grasa interna acumulada, además, produce una notable vasodilatación, dilatación de los poros, oxigena y revasculariza la zona en que se aplica y además reafirma los tejidos evitando la flaccidez al desaparecer la grasa. Cabe agregar que tiene un gran efecto anti-inflamatorio.

 

El paciente se retira la ropa, permanece en ropa interior. Se limpian las áreas a tratar (en caso de ser tratamientos localizados: muslos, abdomen o brazos) o todo el cuerpo. El paciente procede acostarse dentro de la manta o se acuesta y la esteticista le coloca la manta localizada.

Dependiendo de la patología, sensibilidad y disposición de cada paciente, se deben realizar de 2 a 4 sesiones por semana. Con un total de 8 a 20 sesiones para obtener los objetivos buscados. Vale la pena anotar que a partir de la cuarta sesión comienza a hacerse notorios los cambios. El tiempo de aplicación depende de la patología que estemos tratando, de la sensibilidad y volume de masa corporal de cada paciente.

 

|

Electroestimulación

 

La Electroestimulación es uno de los tratamientos estéticos no invasivos más usados a la hora de tonificar y dar firmeza a los tejidos en pocas sesiones y sin esfuerzos ni efectos secundarios. Además, este tratamiento favorece al sistema circulatorio al permitir un mejor retorno venoso y linfático. Como consecuencia ayuda a eliminar la retención de líquidos, aumentar la circulación y eliminar toxinas.

Aplicado a la medicina estética, la electroestimulación es un tratamiento no invasivo con el fin de tonifcar los tejidos del cuerpo. Consiste en estímulos eléctricos, con pares de electrodos positivo y negativo, mediante la regulación de la intensidad y el tiempo que van a durar las ondas.

La electroestimulación tiene grandes ventajas: los resultados comienzan a ser visibles en muy pocas sesiones, se realiza un trabajo muscular sin lesiones ni esfuerzo físico, aumentando así la masa muscular, disminuyendo la celulitis y la flacidez. En los tratamientos postparto, se logra recuperar con facilidad la figura en pocas sesiones, ayuda en el mejoramiento de la circulación sanguínea y linfática.

 

Se aconseja hacer uso de la electroestimulación de 2 a 3 veces por semana, y que el músculo logre una correcta relajación, todo supervisado por técnico debidamente preparado para colocar los electrodos y supervisar las sesiones.

Las zonas del cuerpo que se pueden tratar con electroestimulación son el abdomen, la cintura, los glúteos, las piernas, el pantalón de montar, los abductores y los brazos. Los electroestimuladores neuromusculares funcionan al generar una circulación de corrientes eléctricas de determinadas frecuencias por los tejidos y músculos, provocando la contracción de estos.

 

|

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel que provoca el calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis, lo que favorece:

  • La formación de nuevo colágeno.
  • El drenaje linfático.
  • La circulación de la piel y el tejido subcutáneo.
  • La migración de fibroblastos.

En función de la frecuencia que se utilice se pueden calentar diferentes capas de la dermis. Es un procedimiento indoloro y que se utiliza para el tratamiento de la celulitis y la flacidez de la piel en cualquier parte del cuerpo.

El efecto inmediato de la aplicación de radiofrecuencia es la retracción del colágeno, para, tras sesiones sucesivas, lograr la reestructuración del colágeno profundo y la formación de nuevas fibras que sustituyan a las ya envejecidas, proporcionando una mayor elasticidad a los tejidos y obtener una piel más tersa y, como consecuencia, la reducción de las arrugas y flacidez epitelial.

 

Los efectos se logran habitualmente a partir del mes de tratamiento y mejoran en los siguientes, aunque esto dependerá del estado del colágeno de cada persona. Se necesitan entre seis y doce sesiones, en función de la superficie corporal a tratar y pueden realizarse otras de recuerdo pasados unos meses.

Al terminar cada sesión de radiofrecuencia es normal que la piel presente algo de enrojecimiento que tarda muy poco tiempo. Por lo demás, se trata de una técnica muy segura. La radiofrecuencia puede complementarse con otras técnicas estéticas en tratamiento de manchas, arrugas, eliminación de venas en la cara, etc.